Escudo de la República de Colombia
Panel de Accesibilidad

Columnas

Democracia es voto consciente

21 mayo 2022 | Columna | El Espectador

La Universidad Nacional de Colombia, como proyecto cultural, científico y colectivo de la nación, es un espacio de creación, gestión y cultivo de conocimiento que se construye y comparte desde la diversidad. El debate libre de ideas se sustenta en la autonomía universitaria, valor y derecho fundamental que cobija a la educación superior y a la Universidad, y que sirve de base para lograr su propósito superior: formar ciudadanos íntegros, responsables y autónomos, orientados a ser agentes de cambio con conciencia ética y social, capaces de contribuir a la construcción nacional, desde la riqueza y diversidad de las regiones, y desde el respeto por la diferencia y la inclusión social.

Para llevar a cabo esta tarea, la Universidad apuesta por formar liderazgos colectivos y transformadores a partir del trabajo de profesionales e investigadores con las actitudes ciudadanas y las aptitudes cognitivas indispensables para asumir la coherencia necesaria entre el sentir, el pensar y el hacer, y para asumir responsablemente decisiones tan importantes para nuestra democracia como el voto.

Con preocupación vemos que el actual debate político abandona el dialogo de ideas y deriva en la polarización. La ausencia de posiciones ideológicas en la discusión pública y la presencia in crescendo de las calumnias y ataques deja a un lado la imperiosa necesidad de que la solución de los problemas del país sea el eje de discusión de la campaña presidencial en particular y de la acción política en general.

En respuesta al clamor ciudadano, expresado en las manifestaciones sociales de los últimos años, desde la UNAL y bajo la guía de su Instituto de Liderazgo Público desarrollamos el programa Convergencia por Colombia, “una iniciativa colectiva basada en el reconocimiento de que las universidades podemos responder mejor a nuestras responsabilidades sociales, al trabajar de manera conjunta con otras instituciones y con las comunidades.”¹ Como conclusiones de este ejercicio, los distintos actores que participaron identificaron una serie de ideas claves que fueron sometidas a amplios y participativos diálogos constructivos y que precisamente hacen parte los retos que deberían conducir el debate político.

Este insumo propositivo recoge asuntos tan relevantes como la necesidad de un “pacto fiscal por el desarrollo económico y social incluyente”² la importancia de una implementación plena de la Constitución de 1991 y los acuerdos de paz, y garantías para el goce de derechos sociales como la salud y la educación.

La política debe ser la acción para la solución de los problemas compartidos. En ese sentido, como ciudadanos responsables, debemos tomar decisiones racionales cuando participamos en democracia y hacemos uso de nuestros derechos fundamentales. El voto debe ser consciente, debe ser una herramienta para la solución de los problemas compartidos. Como ciudadanos estamos obligados a hacer una reflexión interna que permita identificar cuáles son esos problemas sociales que nos atañen, indagar por los programas y apuestas políticas que podrían darles solución, revisar que sean realizables y coherentes con la actuación pública del candidato y, finalmente, que verdaderamente respondan al bien común.

Solo mediante apuestas realmente constructivas, factibles y políticamente consistentes podremos ser capaces de construir una sociedad en paz e inclusiva. Como colombianas y colombianos tenemos elementos invisibles que nos unen más allá de nuestros credos y conocimientos. La consolidación de una nación nos exige construir nuestra política fuera de los marcos de la pugnacidad que durante 200 años de vida republicana nos han involucrado en espirales de violencia. Debemos avanzar hacia la construcción sobre la diferencia, el dialogo de ideas, el respeto de la libertad de decisión y la consolidación de liderazgos colectivos y transformadores.

El llamado es entonces a que hagamos uso del voto consciente, un voto que tenga su origen en una reflexión profunda, ojalá colectiva, sobre el país que necesitamos. Si como sociedad damos ese paso, estaremos construyendo un futuro mejor desde hoy.

* Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

¹, ² https://investigacion.unal.edu.co/fileadmin/recursos/editorial/docs/convergencia/convergencia-por-colombia.pdf

Compartir

Columna
El Espectador
Columna
El Espectador
Columna
El Espectador