Escudo de la República de Colombia
Panel de Accesibilidad

Columnas

Custodia del patrimonio de la Nación en la Universidad Nacional de Colombia

27 agosto 2022 | Columna | El Espectador

Desde su fundación en 1867, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) ha estado comprometida con la tarea de conocer, preservar y compartir el patrimonio histórico nacional, esencial en la construcción de la identidad de la nación. Dentro de los fines de la Universidad está el de “Estudiar y enriquecer el patrimonio cultural, natural y ambiental de la nación y contribuir a su conservación”[1]. No es extraño que quienes trabajaron en la exploración de nuestra riqueza natural hayan tenido un papel determinante en los momentos históricos de definición de nuestra identidad. Por ejemplo, Manuel Ancizar, primer secretario de la comisión corográfica fue además el primer rector de la Universidad Nacional de Colombia.

La conciencia de nuestro patrimonio natural e intelectual es uno de los fundamentos de la construcción del proyecto colectivo que se inició con la Independencia y que se proyecta hacia el futuro. El propósito superior de la Universidad es formar ciudadanos íntegros con conciencia social que contribuyan a la construcción de nación desde los territorios.

En nuestras nueve sedes contamos con un patrimonio vivo que contribuye a fortalecer la responsabilidad social de nuestra comunidad universitaria y a forjar nuestro compromiso histórico con el bien común y el cuidado del planeta. El patrimonio inmaterial, científico, mueble, inmueble, arqueológico y natural, como un todo, nutre nuestra conciencia del presente y alimenta la investigación que se orienta al conocimiento del contexto y de las raíces sobre las que edificamos los saberes del futuro.

La Universidad Nacional de Colombia cuenta con 50 centros e institutos de investigación, entre otros el Instituto de Estudios Orinocenses de la sede Orinoquía, el Instituto de Estudios Caribeños de la sede Caribe, el Instituto de Estudios Amazónicos de la sede Amazonia, el Instituto de Estudios del Pacífico de la sede Tumaco y la estación Roberto Franco, ubicada en la ciudad de Villavicencio. Todos ellos estudian y preservan el patrimonio biodiverso y pluricultural de nuestro país.

Nuestro Instituto de Ciencias Naturales (ICN) alberga 12 colecciones científicas que incluyen, entre otras, el Herbario Nacional Colombiano que, dentro de sus más de 600 mil ejemplares, posee especímenes originales de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada dirigida por José Celestino Mutis que se llevó a cabo entre 1783 y 1816. El ICN con sus 2,5 millones de ejemplares de flora y fauna de nuestra nación contiene la mayor concentración de información de la biodiversidad del país. Las 12 colecciones científicas preservadas por el ICN se suman a otras 32 colecciones, principalmente arqueológicas, que en total reúnen cerca de 4 millones de piezas patrimoniales.

La Universidad cuenta también con la Colección Pizano, una recopilación de 240 reproducciones en yeso, muchas de ellas elaboradas directamente de las obras originales de la historia universal, y 1649 estampas de los principales centros calcográficos de Europa traída por Roberto Pizano Restrepo a mediados de la década de los 20 del siglo pasado, para reforzar el carácter de la Universidad como centro pedagógico y cultural.

En la sede Medellín encontramos la obra arquitectónica, escultórica y pictórica del maestro Pedro Nel Gómez. Los bloques M3 y M5, donde se encuentra la Facultad de Minas, son obra de este reconocido artista egresado de la Universidad Nacional, a quien debemos también los valiosos murales de la sede que representan los valores humanos, la historia y el espíritu de nuestra nación y de nuestra Universidad como heredera de los productos más valiosos de la cultura universal.

La Universidad Nacional, con 23 bibliotecas, conserva 20 fondos documentales y otras colecciones de personajes de nuestra historia. Una de ellas es la del exrector José Félix Patiño quien legó a la Universidad, antes de su fallecimiento, cerca de 11 mil volúmenes que reúnen textos escritos hace más de 400 años y obras tan importantes para la humanidad como la primera edición en español de la Historia Natural de Cayo Plinio segundo, de la que se conservan cinco ejemplares en el mundo. También recientemente el destacado historiador y profesor Álvaro Tirado Mejía donó a la Universidad su biblioteca personal a la biblioteca principal de la Universidad Nacional Sede Medellín.

El patrimonio cultural, natural y arquitectónico de las regiones en las que la Universidad hace presencia incluye 28 museos entre los que destaca el Museo Paleontológico de Villa de Leyva. Estos museos hacen parte de nuestro ecosistema de campus y campos sustentables. Cabe destacar el Jardín Botánico de la sede Caribe que alberga la colección de plantas mencionadas por Gabriel García Márquez en su libro Cien años de soledad. El campus de la sede Bogotá, obra del arquitecto alemán Leopoldo Rother, es quizá el principal centro del modernismo arquitectónico del siglo XX en Colombia. Los campus de Bogotá, Medellín, Manizales y Palmira, además de ser pulmones naturales para las ciudades, son museos a cielo abierto de la arquitectura colombiana, albergan cerca de 39 edificios que son patrimonio de la nación.

Por casi 155 años de historia, la Universidad ha conservado el patrimonio de la nación y ha construido un fructífero archivo de vida institucional. Este patrimonio colectivo es utilizado en la docencia, la investigación y la extensión. La formación integral en la Universidad Nacional pasa por la armonización de sus fines misionales y la gestión del conocimiento para el bien común. La oferta cultural y patrimonial de la Universidad está disponible para que la sociedad colombiana goce de ella y reconozca el papel fundamental de nuestro patrimonio en el proceso de construcción de nación.

*Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

[1] Decreto Ley 1210 de 1993: “Por el cual se reestructura el Régimen Orgánico Especial de la Universidad Nacional de Colombia.”

Compartir