Escudo de la República de Colombia
Panel de Accesibilidad

Columnas

Cuidar el agua es cuidar la vida en nuestra casa común

26 marzo 2022 | Columna | El Espectador

“El agua, la primera, fue fecundada por las estrellas o por los seres de lo alto, como volcanes y montañas, que dieron a luz a los hijos del agua, quienes bajaron sobre las corrientes de los ríos, o aparecieron en su vasija de barro o en su sombrero de fique flotando en mitad de una laguna. En el centro del agua había una piedra resplandeciente; la laguna era el mar, pues lo contenía todo y era como una madre nutricia. La espiral comenzó a desenrollarse tomando los colores del arco iris, y así, entre sangre y oro, entre lodo y bejucos, aparecieron los hombres en distintas partes de la tierra”(1).

El pasado 22 de marzo, conmemoramos el Día Mundial del Agua, nuestro bien más preciado. Esta efemérides nos convoca a recuperar, conservar y hacer buen uso de este recurso esencial para la vida en el planeta, en línea con el sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030: “garantizar el acceso al agua limpia y a un saneamiento adecuado a toda la población mundial”.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (#COP26) se hicieron urgentes alertas para atender la crisis del agua. Fenómenos como las sequías, las inundaciones y la contaminación ponen en riesgo la vida ecosistémica en los ríos, los océanos y la tierra. Como informa la Organización Meteorológica Mundial (OMM), se requiere mejorar la gestión cooperativa del agua, implementar políticas públicas sobre el agua y el clima, aumentar la inversión para preservar este recurso, buscar alternativas de adaptación al cambio climático y reducir riesgos de desastres. La crisis del agua pone en riesgo la vida, la salud, la seguridad y el desarrollo sostenible y sustentable del planeta.

América Latina y el Caribe cuentan con una gran biodiversidad. El río Amazonas es uno de los ríos más largos del mundo, con una extensión de 6.800 kilómetros de longitud. En nuestra región albergamos un tercio de las reservas de agua dulce de la Tierra. Pese a estas condiciones, los científicos advierten algunas zonas de peligro y alertan sobre los efectos y las consecuencias de la crisis climática. Nuestro gran reto es liderar estrategias de mitigación y preservación -local, nacional y global- para la protección de los recursos hídricos, como un bien común que garantiza la vida en el planeta.

En la educación debemos promover un profundo cambio cultural. Solo superaremos estas crisis a través del diálogo de saberes, el desarrollo científico, la innovación social, la cooperación, la solidaridad, la promoción de valores ecológicos y la formación para el cuidado del agua como propósito común.

En la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) entendemos que este cambio cultural comienza en los primeros años de vida. En este sentido, una de nuestras iniciativas es la estrategia interinstitucional “Guardianes de la vida”, que emplea pedagogías ecológicas para despertar en las niñas y en los niños la responsabilidad por el cuidado de sí mismos y de sus entornos. Este programa se propone educar a las familias a través de los niños y reforestar más de 6.000 árboles nativos en cinco departamentos del país.

Las instituciones de educación estamos formando ciudadanos integrales como agentes de cambio ético, con conciencia social, comprometidos con la recuperación y preservación de la casa común, el planeta Tierra. Nuestras comunidades educativas, desde sus cotidianidades, deben ser responsables de cada una de sus acciones individuales y colectivas, además de ser empáticas y comprometidas con la resolución de los problemas en los territorios. También, nosotros a través del sendero ecológico “El canto del agua” nos proponemos aportar a la construcción de paz en las zonas rurales del Valle del Cauca, que han sido víctimas del conflicto armado, para el fomento de comunidades sostenibles y responsables de sus entornos. Además, el Centro de Innovación en Gestión del Agua, Territorio y Paz, trabaja en la Reserva Nacional Forestal Bosque de Yotoco para el desarrollo colectivo y transformador de las comunidades, enfocado en el cuidado del agua y la innovación social.

A través de las nueve sedes UNAL, ubicadas a lo largo y ancho del país, reafirmamos nuestro compromiso científico con la construcción de nación desde los territorios, a través de la docencia, la investigación y la extensión, con acreditados institutos y laboratorios dedicados exclusivamente a la gestión del agua.

Entendemos que nuestras comunidades tienen una profunda relación social y cultural con el agua y los ecosistemas que sustentan su existencia; por ello nos proponemos acompañar el desarrollo de sus capacidades de liderazgo para co-crear soluciones que garanticen la sustentabilidad de sus territorios. Estamos a tiempo de sumar esfuerzos individuales y colectivos para trascender las crisis latentes y emergentes y para construir escenarios orientados hacia el buen ser, bien estar y buen hacer, en armonía con el planeta.

(1) Rocha Vivas M. (2010). Antes del amanecer: antología de las literaturas indígenas de los Andes y la Sierra Nevada de Santa Marta. Ministerio de Cultura. Pág. 164.

*Rectora, Universidad Nacional de Colombia.

@DollyMontoyaUN

Compartir