Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Aprender en la incertidumbre

En la columna anterior presenté la idea de que los maestros son cultivadores de preguntas. Trabajar con interrogantes incentiva a los estudiantes a buscar el conocimiento, a vivir la experiencia de construirlo y a prepararse para contribuir al enriquecimiento de la vida simbólica y material de la sociedad. El conocimiento favorece tanto el avance de la vida social como el logro y la realización vital de los sujetos que intervienen en su gestión.

Los estudiantes no son sujetos pasivos a los que se les entrega información para ser repetida, por el contrario, son seres activos y maravillosamente creativos. En el diálogo maestro estudiante participan el conocimiento acumulado históricamente por la sociedad y las experiencias de vida de maestros y estudiantes. En esta interacción se hace crisis, se construyen síntesis, surgen las nuevas ideas, se revalúan o afirman las viejas certezas; el maestro pone alas al estudiante para ayudarlo a volar y crear. Si el maestro es un cultivador de preguntas, los estudiantes son la semilla. De ellos brota la crítica y la pregunta, guiados por sus sueños, sus ideas y proyectos y por el cómo vivir en el mundo.

En la naturaleza, una adecuada combinación de condiciones y factores ambientales y de características propias de la semilla da lugar a un florecimiento próspero. Así ocurre también con el conocimiento. Las instituciones educativas y los maestros somos responsables de garantizar ese ambiente adecuado para la formación. Sin embargo, ese solo criterio no garantiza el éxito en la formación; hacen falta las características propias del estudiante que, a diferencia de la semilla, no están condicionadas únicamente por su genética, pues son el resultado de sus deseos y su experiencia social.

Esta idea implica reconocer al estudiante en su autonomía, es decir en su capacidad para actuar acorde a los valores y principios de su consciencia, la cual se desarrolla incrementalmente gracias al conocimiento. El conocimiento dota al estudiante de las herramientas necesarias para relacionarse con el mundo de forma consciente, ampliando sus horizontes de elección, y con ellos su libertad. Este conjunto da sentido a la educación como un proceso permanente e inacabado de aprendizaje, de ampliación de las capacidades y posibilidades adquiridas por el conocimiento; un proceso que se da a lo largo de la vida. 

En medio de la crisis que estamos afrontando, y de la adaptación que ella ha conllevado para las instituciones educativas y para las comunidades académicas, se han intensificado las preocupaciones por el proceso y la calidad del aprendizaje, por los currículos, las metodologías y la evaluación. Con todo, se configura una especial oportunidad para llamar la atención sobre el propósito fundamental de la formación: coadyuvar al desarrollo de seres humanos integrales como ciudadanos éticos, responsables y socialmente comprometidos. 

Hoy los maestros e instituciones de educación debemos ser más capaces de reconocer a nuestros estudiantes en sus sueños, ideas y proyectos, de reconocerlos en su autonomía y de asumir que nuestro papel central se encuentra en la contribución que podamos hacer para el incremento y desarrollo de dicha autonomía.

Este es un momento idóneo para que el estudiante se cuestione por sus propios proyectos, que reconozca que su formación no es un proyecto de las instituciones, de los maestros, de los padres o sus familias. Su aprendizaje tiene sentido por sus propios sueños y motivaciones, porque con el conocimiento amplía su autonomía en tanto es más consciente de sí y de la comunidad en la que se desenvuelve. Es claro entonces que también se debe renunciar a la idea del estudio por la nota, no habrá premio o reconocimiento más importante que su propio crecimiento y realización humana. Un estudiante al que se le reconoce su autonomía y se le impulsa en su desarrollo es, definitivamente, un ser humano movilizado por una creciente consciencia de su ser futuro, de los sueños y proyectos que quiere para sí, para su comunidad y para su país.

Los tiempos inéditos que vivimos están fuertemente marcados por la incertidumbre, los múltiples controles, espacios y agendas que regulaban nuestra vida cotidianamente se han diluido. Constantemente nos vemos reclamando certezas frente a lo que va a pasar más adelante. Ahora comprendemos mejor que no siempre hay certezas absolutas, caminos ya resueltos; no siempre hay quien nos diga qué hacer. Allí, frente a la incertidumbre, lo único que nos guía ante un horizonte incierto de elecciones, son nuestros valores y principios, la autonomía y la libertad que hemos cultivado a lo largo de la vida, y la certeza de que actuando con cuidado y consciencia de sí, del otro, de la comunidad y del medio ambiente lograremos nuevos aprendizajes. Experiencias que ampliarán nuestra autonomía y nuestra libertad, que nos dotarán de las herramientas para ser determinantes en los cambios y escenarios con los que queremos construir nuestro futuro.

@DollyMontoyaUN

* Rectora, Universidad Nacional de Colombia.